Tres cuerpos posiblemente relacionados con el penal de Formentera son descubiertos en el cementerio de Sant Francesc.

Tres cuerpos posiblemente relacionados con el penal de Formentera son descubiertos en el cementerio de Sant Francesc.

FORMENTERA, 29 Nov. La Conselleria de Presidencia y Administraciones Públicas del Govern balear ha confirmado este miércoles que durante los trabajos ejecutados en estas últimas semanas en el cementerio de Sant Francesc, en Formentera, se han hallado tres esqueletos completos y todo hace pensar que corresponden a víctimas del penal.

Según han puntualizado a Europa Press, hasta que no se lleven esos restos al laboratorio, no se puede asegurar al 100 por 100 que los cuerpos pertenezcan a las víctimas que están buscando.

El Cuarto Plan de Fosas y Memoria Democrática de las Illes Balears (2023-2024) contemplaba esta segunda intervención en Formentera con el objetivo de buscar otras víctimas del penal.

En Baleares, hasta ahora se han podido recuperar los restos de más de 310 personas asesinadas durante la Guerra Civil y la represión franquista, de las cuales unas 50 han sido devueltas a sus familias. En Formentera, el pasado mes de junio se confirmó la identidad de una segunda segunda víctima del campamento militar franquista de la Savina.

También conocido como La Colonia o El Campamento de la Savina, el penal de Formentera fue un centro penitenciario franquista abierto entre abril y mayo de 1940 y dependiente de la Prisión Provincial de Palma.

Estaba destinado a personas ya sentenciadas por tribunales militares y se estima que, en sus dos años de vida, llegó a albergar hasta a 2.000 reclusos procedentes de todas las provincias de España. Los presos internos y sentenciados a penas inferiores a 12 años de prisión eran autorizados a salir del penal para hacer trabajos y tareas. A los condenados a sentencias superiores, se les reservaba, sin embargo, reclusión o trabajo en el interior del propio campamento.

Todos ellos compartían unas condiciones de vida deplorables, caracterizadas por el hacinamiento, la insalubridad, las enfermedades y el hambre. Estas condiciones provocaron la muerte de, por lo menos, 58 personas reclusas, una cifra documentada por el estudio de la colonia penitenciaria efectuado por el historiador Antoni Ferrer Abárzuza a petición del Govern.

Según los testimonios y documentos recogidos por este estudio, los muertos eran enterrados en el cementerio nuevo de Sant Francesc que empezó a construirse en 1938 y fue inaugurado en 1940, poco antes de que se produjera la primera defunción documentada en el penal, en abril de 1941.

El penal cerró a finales de 1942, probablemente y según los estudios, ante el temor del régimen franquista a que la opinión pública internacional conociera la situación de horror que se vivía en Formentera. Los presos fueron entonces trasladados a otras penitenciarías.

Tags

Categoría

Islas Baleares