24h Baleares.

24h Baleares.

Organizaciones ambientalistas encuentran "insuficientes pero con un enfoque positivo" las normas del Parlamento Europeo ante la reducción de envases

Organizaciones ambientalistas encuentran

PALMA, 3 Dic. - Fundació Deixalles y Rezero ven las normas del Parlamento Europeo para reducir envases "positivas" porque "por fin se tendrá un marco regulador que deberán cumplir todos los países miembros" pero, al mismo tiempo, "insuficientes" para solventar los "graves problemas ambientales" que generan este tipo de residuos, al "no dar una respuesta a la crisis climática y ambiental que se vive".

Así lo han expresado el técnico del Área Ambiental de Fundació Deixalles, Juan Gayà, y la directora general de Rezero, Rosa García, en declaraciones a Europa Press, después de que la semana pasada el Parlamento Europeo aprobara el informe que apoya las normas revisadas para reducir, reutilizar y reciclar envases.

Gayà ha evitado valorar los objetivos globales de reducción de envases propuestos en el reglamento, que plantean, por ejemplo, reducir un 5% los envases para 2030, un 10% para 2035 y un 15% para 2040; así como que los eurodiputados quieran reducir los envases de plástico un 10% para 2030, un 15% para 2035 y un 20% para 2040.

Lo que sí ha hecho el técnico del Área Ambiental de Fundació Deixalles ha sido reconocer que la reciente propuesta de Reglamento de envases desechables plantea principalmente obligaciones y metas de reciclaje, que son "positivas, pero insuficientes" para "solucionar los graves problemas ambientales que generan este tipo de residuos".

En este sentido, y pese a que el Parlamento Europeo ha apoyado las normas revisadas para reducir, reutilizar y reciclar envases, el técnico del Área Ambiental de Fundació Deixalles ha echado en falta concreción en medidas y objetivos vinculados con la reutilización.

Pues, aunque los eurodiputados han propuesto prohibir la venta de bolsas de plástico muy ligeras --de menos de 15 micras-- y limitar el uso de determinados formatos de embalaje de un solo uso, por ejemplo, así como la prohibición del uso de químicos de larga permanencia y el Bisphenol A en los envases para uso alimentario, se teme que estas medidas, que son bien vistas, terminen sin aplicarse.

Entre otras cosas, porque así ha ocurrido en Baleares, una comunidad que, según ha señalado, "cuenta con una de las normativas europeas más pioneras para reducir la generación de residuos" y "sin embargo, en muchos ámbitos, por desgracia, no se está aplicando".

Gayà ha lamentando finalmente que "en Baleares, aunque se ha mejorado, hace años que se incumplen los objetivos europeos de recogida selectiva de residuos de envases ligeros".

Según datos del Análisis del Sistema de Gestión de Residuos Municipales en Baleares (2021), del anterior Govern, solo el 34% de envases son recogidos de manera selectiva en las Islas. Un porcentaje que, se ha mostrado convencido, con un Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR) sería muy superior.

Por su parte, la directora de general de Rezero ha valorado positivamente que el Parlamento Europeo haya aprobado apoyar las normas revisadas para reducir, reutilizar y reciclar envases aunque ha lamentado "la estrategia de disminuir la ambición de los dos textos iniciales en este nuevo reglamento, tanto en términos de reducción de envases como de reutilización".

Esto, ha añadido García, "es un aspecto que preocupa porque Europa ya tiene más que evidencias de que el reciclaje es importante pero no es la solución al problema y que es necesario, especialmente con el tema de los envases, hacer un giro de 180 grados y apostar más por la reducción en origen, especialmente de los envases de un solo uso y, sobre todo de plástico, y la reutilización".

Y es que los niveles de reutilización definidos por el Parlamento Europeo "también preocupan especialmente" a la directora general de Rezero, quien, en este sentido, ha apuntado que, "incluso, la Ley Balear de Residuos ha quedado más ambiciosa que el nuevo reglamento europeo" porque, ha lamentado, "ha habido una bajada abismal respecto a los objetivos iniciales de reutilización, por ejemplo, de las botellas de agua, de cervezas y de refrescos, entre otras medidas".

De este modo, ha considerado que la Ley Balear de Residuos fue "una gran noticia" en su momento porque "por primera vez", ha señalado, "una administración comenzaba a regular de qué manera se habían de introducir en el mercado los envases y apostaba muy firmemente por la reducción y por la reutilización".

Sin embargo, y aunque el año pasado, en Baleares, "por primera vez se empezaron a penalizar a las empresas que no cumplían con la ley", García ha opinado que "casi cuatro años después de su implantación, todavía hay mucho trabajo que hacer".

No tanto a nivel de la ciudadanía que, según la directora general de Rezero, "está muy concienciada y es muy sensible a los efectos que tiene la contaminación de plástico, especialmente en los ecosistemas marinos", sino de empresas, sobre todo de envasado y de distribución, que "son las que están deteniendo el cambio", ha apuntado.

García ha aclarado en este sentido que "la economía local sí que está apostando por un nuevo modelo de consumo y de producción". "Pero necesitamos sí o sí", ha añadido, "que sean la gran distribuidora y las grandes empresas las que cumplan las normativas y faciliten a los ciudadanos consumir sin generar residuos".

Pues, pese a que, en los últimos años ha habido un aumento porcentual del cumplimiento de los objetivos de reducir, reutilizar y reciclar envases en Baleares, esta comunidad está aún muy por debajo de cumplir los objetivos europeos y estatales. Por lo tanto, se está ante "un claro incumplimiento", ha manifestado García, quien ha señalado que el origen del problema está en que "durante más de dos décadas los recursos y el foco solo se han puesto en la recogida selectiva y en el reciclaje" cuando "debería haberse apostado por la reducción en origen --productos libres de plástico-- y la reutilización --productos de larga vida y reparación asequible--".

En este sentido, y porque se "está en un momento importante de cambio, no solo por la crisis ambiental, sino porque también hay una crisis de recursos naturales", que hace que, por ejemplo, "a Baleares, no estén llegando determinadas materias primas y las que llegan sean cada vez sea más caras", la directora general de Rezero ha defendido que "ahora más que nunca tiene sentido también para las empresas apostar por la reutilización y alargar la vida de los productos". "Ya no es solo una estrategia ambiental, ahora mismo es de economía", ha sentenciado.