24h Baleares.

24h Baleares.

Operativo conjunto de Seprona y Govern en Mallorca por vertidos ilegales de residuos de obra en siete parcelas rústicas.

Operativo conjunto de Seprona y Govern en Mallorca por vertidos ilegales de residuos de obra en siete parcelas rústicas.

En una labor conjunta entre el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y el Govern balear, se han realizado siete inspecciones en parcelas rústicas de Mallorca debido a vertidos ilegales de residuos de obras y demolición, concretamente en los municipios de Palma, Marratxí, Santanyí, Muro, Llucmajor y Capdepera, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado de prensa.

Además, junto con la Guardia Civil, han participado en las inspecciones el servicio de Residuos de la Conselleria de Empresa, Empleo y Energía, así como autoridades de los Ayuntamientos de Palma y Marratxí.

La investigación se inició al detectar que los residuos de construcción no estaban siendo llevados a un gestor autorizado, terminando ilegalmente en parcelas rústicas donde eran almacenados, vertidos o incluso enterrados sin trazabilidad obligatoria. Se encontraron grandes cantidades de residuos acumulados en suelo rústico procedentes de obras sin licencia urbanística.

Estos residuos, en su mayoría procedentes de construcciones ilegales, pueden contener materiales peligrosos como fibrocemento con amianto, lo cual podría considerarse suelo contaminado, con la obligación de descontaminar y recuperar la zona. En caso de comprobarse riesgo o efectos negativos en el suelo, subsuelo o masa de agua subterránea, los responsables podrían enfrentarse a cargos por delitos contra el medio ambiente.

Los infractores actuales podrían enfrentarse a multas que van desde los 2.001 euros hasta los 600.000 euros, recordando la Guardia Civil que los propietarios de las parcelas son responsables de gestionar adecuadamente los escombros a través de un gestor autorizado.

Además, se han presentado denuncias por ejercer actividades comerciales o industriales en parcelas rústicas sin los permisos necesarios, lo que podría llevar a la suspensión de la actividad como medida cautelar.

Esta serie de inspecciones se extenderá a otras zonas de la isla en las próximas semanas, debido al aumento de comportamientos incívicos detectados por la Guardia Civil.