La conductora implicada en el trágico accidente de Llubí admite haber consumido marihuana antes del suceso.

La conductora implicada en el trágico accidente de Llubí admite haber consumido marihuana antes del suceso.

Una trágica noticia ha sacudido a Llubí (Mallorca) después de que una niña de cuatro años falleciera en un accidente de bicicleta. La mujer responsable del suceso ha declarado a la Guardia Civil que consumió marihuana la noche anterior al accidente.

El trágico incidente tuvo lugar el miércoles pasado alrededor de las 09.00 horas en la carretera entre Inca y Muro, cerca de Llubí. La niña se encontraba en una bicicleta eléctrica junto a su madre cuando ocurrió el accidente. La conductora del vehículo dio positivo en cannabis y anfetaminas en la prueba inicial y ha solicitado una segunda prueba para contrastar los resultados.

La conductora, quien no fue arrestada, sino que quedó en libertad después de prestar declaración ante la Guardia Civil el jueves, afirmó haber fumado un cigarrillo de marihuana alrededor de las 20.00 horas del día anterior. Aseguró que no se encontraba bajo los efectos de la droga en el momento del accidente.

Según su declaración, la mujer había llevado a sus hijos al colegio aquella mañana y había pasado por una pastelería sin incidentes. Mientras circulaba por la carretera, vio a la ciclista en el arcén y realizó una maniobra para adelantarla y darle espacio, sin invadir el carril contrario.

La mujer sostuvo que la ciclista realizó de forma inesperada un giro hacia la izquierda, cruzándose en su trayectoria. Negó haber atropellado a la niña por detrás. Sin embargo, las fuentes cercanas al caso aseguran que el coche presentaba un golpe en el lado izquierdo, donde se encuentra el conductor, a pesar de que el vehículo y la bicicleta iban en la misma dirección.

La conductora dio positivo en marihuana y anfetaminas en la prueba inicial, pero en el atestado de la Guardia Civil se menciona que no presentaba síntomas de estar bajo la influencia de ninguna sustancia tóxica. Según los agentes, la mujer colaboró en todo momento, se expresaba de forma clara y lógica, y no presentaba signos de alteración.

Lamentablemente, el tramo de carretera donde tuvo lugar el accidente no cuenta con cámaras de vigilancia. Sin embargo, hubo un testigo, un técnico sanitario que conducía en sentido contrario y que brindó los primeros auxilios a las víctimas. La conductora salió ilesa del choque, aunque se encontraba en estado de shock y recibió atención médica en un hospital.

Tags

Categoría

Islas Baleares