24h Baleares.

24h Baleares.

La AN exime de culpa al joven británico por su comentario jocoso de detonar un avión en una conversación privada con amigos.

La AN exime de culpa al joven británico por su comentario jocoso de detonar un avión en una conversación privada con amigos.

La Audiencia Nacional ha emitido una sentencia en la que absuelve a un joven británico que fue juzgado por enviar un mensaje amenazador antes de embarcar en un vuelo hacia Menorca. El mensaje, enviado a través de Snapchat, alertó a los servicios de seguridad británicos, lo que llevó a la movilización de un avión militar español para escoltar el vuelo.

Según el magistrado José Manuel Fernández-Prieto, la Fiscalía y la Abogacía del Estado habían solicitado una condena para el joven de 19 años y origen indio, que posee pasaporte británico, por delitos de desórdenes públicos. Además, se pedía una indemnización a favor del Ministerio de Defensa para cubrir los gastos de movilización del avión militar.

El juez explica en su sentencia que el acusado envió el mensaje a un grupo privado de Snapchat, compuesto por sus seis amigos con los que viajaba. En el mensaje, se podía leer en inglés: "de camino a volar el avión (soy miembro de los talibanes)". El mensaje fue interceptado por los mecanismos de seguridad británicos mientras el avión sobrevolaba el espacio aéreo francés, lo que llevó a dar aviso a las autoridades españolas.

Después de aterrizar, se procedió al aislamiento de la aeronave y sus pasajeros hasta que se verificó que no existía ninguna amenaza real. No se encontró ningún explosivo ni objeto sospechoso a bordo. Para el juez, los hechos analizados no pueden ser considerados delito, ya que no se aprecia una intención real de movilizar los servicios de seguridad o de poner en peligro el vuelo.

El mensaje fue enviado en un grupo privado y no fue divulgado a ninguna autoridad oficial ni al público en general, por lo que el acusado no podía prever que sería interceptado por los servicios británicos. El juez deja claro que no se puede atribuir ninguna intención de movilización a este individuo. Además, se desconoce cómo los servicios británicos tuvieron acceso a la fotografía y al mensaje, ya que estas pruebas no se presentaron en el juicio.

En cuanto a la insinuación de que uno de los amigos del acusado podría haber revelado el mensaje, el juez afirma que esto implicaría la comisión de un delito por parte de ese tercero y no por parte del acusado. En resumen, el juez considera que no existen pruebas suficientes para condenar al acusado por los delitos de desórdenes públicos y tampoco se puede responsabilizarle de la movilización del avión militar.