24h Baleares.

24h Baleares.

Córdoba rechaza sorprenderse por su expulsión de Sa Unió debido a una campaña orquestada por el presidente del PP en Formentera.

Córdoba rechaza sorprenderse por su expulsión de Sa Unió debido a una campaña orquestada por el presidente del PP en Formentera.

El presidente del Consell Insular de Formentera, Llorenç Córdoba, ha afirmado que no está sorprendido por su expulsión de la coalición política Sa Unió, debido a una campaña organizada en los últimos meses por el presidente del Partido Popular de Formentera, José Manuel Alcaraz, con el objetivo de tomar el poder en la Isla sin preocuparse por el interés general de los ciudadanos.

En un comunicado, Córdoba ha expresado que después de un mes y medio de lucha vergonzosa por el poder, le corresponde a él explicar lo que está sucediendo en dos formaciones políticas que en los últimos 20 años no han logrado ganar unas elecciones.

El presidente del Consell Insular ha recordado que los partidos que conforman Sa Unió le pidieron en varias ocasiones que liderara tanto la candidatura al Consell como al Parlament, porque sabían que era la única posibilidad para poder gobernar en la Isla y obtener el diputado por Formentera.

"Han intentado expulsarme del Consell y del Parlament balear simplemente para molestar a ciertas personas que no han podido ocupar los cargos que yo ostento actualmente, porque el pueblo no los quería. Pero ellos no lo han aceptado y siguen creyendo que el pueblo de Formentera no tiene la legitimidad para elegir democráticamente a su candidato", ha indicado el presidente insular.

Según ha insistido, el viernes fue un día triste para los ciudadanos de Formentera, ya que fue cuando se llevó a cabo un golpe de estado encubierto en el Consell Insular. Cinco consellers del Partido Popular y tres consellers de Compromís firmaron su expulsión de la coalición Sa Unió de Formentera. Córdoba ha destacado que esta coalición, liderada por él, ha sido la primera en ganar unas elecciones insulares en dos décadas y la primera en la historia de la democracia en hacerlo con mayoría absoluta.

Esta victoria electoral, según Córdoba, hizo que los partidos que formaban Sa Unió pensaran que podían hacer lo que quisieran con él y con la isla de Formentera. A su vez, ha afirmado que no son conscientes del grave error que han cometido.

Córdoba ha querido resaltar todas las mentiras y ataques que han recibido en su contra, especialmente en relación con el salario que recibe como presidente y diputado. Ha dejado claro que cobra 4.625 euros mensuales por ejercer su labor, desmintiendo las afirmaciones de que cobraba 90.000 euros, 100.000 euros o más al año e incluso que era el político mejor pagado de la historia de Baleares.

También ha lamentado que tanto él como su familia han sido víctimas de mentiras y acoso durante los últimos seis meses, pero especialmente en el último mes y medio. Ha calificado este acoso como brutal y despiadado, solo por el hecho de ser el presidente del Consell Insular elegido democráticamente por el pueblo de Formentera. En su opinión, este golpe de estado estaba planeado desde el primer día que ganaron las elecciones, ya que molesta a los poderes económicos que controlan el Partido Popular de Formentera.

Córdoba ha dejado claro que no va a renunciar ni a dejar la gran responsabilidad que le ha otorgado el pueblo en manos de siglas políticas o empresarios que buscan sus propios intereses. Ha afirmado que hasta ahora ha perdonado amenazas y situaciones muy violentas con el único objetivo de favorecer la gobernabilidad de Formentera. "Me han expulsado de una coalición política simplemente por ser honesto y no caer en sus tentaciones", concluyó el presidente del Consell.