24h Baleares.

24h Baleares.

Un pasajero británico admite su responsabilidad por una falsa amenaza de bomba en un vuelo a Menorca al declarar: "Era solo una broma"

Un pasajero británico admite su responsabilidad por una falsa amenaza de bomba en un vuelo a Menorca al declarar:

Un joven británico fue juzgado este lunes por la Audiencia Nacional por alertar falsamente a través de sus redes sociales sobre una amenaza de bomba en un avión que volaba de Londres a Menorca en julio de 2022. El acusado admitió los hechos, pero aseguró que se trataba de una broma entre amigos en un grupo privado de la red social Snapchat.

La Fiscalía imputa al joven un delito de desórdenes públicos y solicita una multa de 22.500 euros, además de una indemnización de casi 95.000 euros para el Ministerio de Defensa por los gastos ocasionados por el despliegue de un caza que escoltó el vuelo. Aditya Verma argumentó que la broma se hizo en un contexto privado y que nunca tuvo la intención de asustar a las personas del vuelo.

Según la acusación de la Fiscalía, el mensaje fue captado por los servicios de seguridad británicos cuando el avión sobrevolaba el espacio aéreo francés, quienes alertaron a las autoridades españolas. Ante la amenaza de bomba, se decidió desplegar el Eurofighter para escoltar el vuelo, que finalmente aterrizó en el aeropuerto de Menorca sin incidentes.

Los peritos de la Guardia Civil, que analizaron el dispositivo del acusado, no encontraron vínculos con el radicalismo yihadista ni pruebas de intencionalidad de poner una bomba. Consideraron que se trató de una broma, aunque desconocen cómo el mensaje se hizo público. El amigo del acusado también negó haber compartido el mensaje con terceros.

El fiscal argumentó que no se trató simplemente de una broma, sino de "una broma pesada" en la que el acusado simulaba ser un talibán. La defensa, por su parte, argumentó que la broma no era creíble y que el joven no tenía intención de movilizar a los servicios de emergencia.

En la fase de informes finales, el fiscal destacó que la conducta del acusado se tipifica en el artículo 561 del Código Penal, que hace referencia a las falsas alarmas de bomba. La defensa, por otro lado, criticó la desproporción de la multa y argumentó que el Gobierno británico debería asumir los gastos del caza por vulnerar la intimidad del cliente.