La Diada de Mallorca se traslada al 12 de septiembre con la oposición en contra, según lo aprobado por el Consell.

La Diada de Mallorca se traslada al 12 de septiembre con la oposición en contra, según lo aprobado por el Consell.

El pleno del Consell de Mallorca ha aprobado este jueves el cambio de fecha de la Diada de Mallorca al 12 de septiembre con los votos a favor de PP y Vox y con los votos en contra de PSIB, MÉS per Mallorca y El PI.

El conseller de Presidencia, Antoni Fuster, ha explicado que la justificación del cambio de fecha hace referencia a la sucesión de Jaume II, que se produjo el 12 de septiembre de 1276, cuando este confirmó la 'Carta de Franquesa' constituyendo el inicio del Reino de Mallorca.

Asimismo, ha subrayado que también responde a un compromiso electoral y al cumplimiento de uno de los puntos del acuerdo de gobernabilidad entre PP y Vox que "hace posible una sólida y estable" gobernabilidad.

En esta línea, Fuster ha indicado que el Consell ha consultado el cambio de fecha a los 53 municipios de la Isla y que 28 "de distintos colores políticos" se han mostrado a favor, uno ha pedido más información y otro se ha mostrado en contra.

Por otra parte, ha mencionado tres informes de historiadores que avalan el cambio de fecha. En concreto, los estudios señalan que el 12 de septiembre de 1276 "se confirman los derechos y libertades del Reino de Mallorca" y que el día 31 de diciembre "es la celebración que capitanea la ciudad de Palma, sin tener ningún sentido celebrar las dos fechas a la vez". Además, uno de los informes indica que el 31 de diciembre "la gente esta mas pendiente de Fin de Año".

La propuesta del cambio de fecha ha sido respaldada por el conseller de Vox David Gil, quien ha defendido que "no es un acto de arbitrariedad política" y que proviene de "la mayoría de la población mallorquina personificada a través de sus ayuntamientos".

Igualmente, Gil ha explicado que para Vox celebrar la Diada el 12 de septiembre "no implica solo recordar el pasado, sino pacificar el presente y proyectar el futuro". En esta línea, ha criticado "la manipulación de la historia con fines ideológicos" por parte de los grupos de la oposición que rechazan la propuesta.

El portavoz de El PI, Antoni Salas, ha considerado que las dos fechas --31 de diciembre y 12 de septiembre-- "son muy importantes" y que desde su formación no cuestionan la importancia de la fecha, sino las formas.

Con todo, ha mostrado su desacuerdo en "cómo se ha hecho". En este sentido, ha pedido la creación de una comisión de expertos con entidades, asociaciones y la Universitat de les Illes Balears (UIB), y que se repita la consulta a los ayuntamientos porque "28 municipios de 53 no es un consenso".

Por su parte, el portavoz de MÉS per Mallorca, Jaume Alzamora, ha calificado el cambio de fecha de chapuza y ha hecho referencia a los tres informes técnicos como "tres simples artículos de opinión", de manera que el cambio "solo se justifica como una decisión política".

En cuanto a la participación de los ayuntamientos, ha añadido que ha sido "una participación ni reglada ni transparente". "De los que respondieron, uno lo debatió en el pleno, la mitad en la junta de gobierno y la otra mitad a través de un decreto de alcaldía", ha indicado.

Por último, Alzamora ha criticado "la obsesión personal por recuperar tiempos pasados" del presidente insular, Llorenç Galmés, y ha pedido que se retire el punto del orden del día.

En esta línea, el conseller socialista Javier de Juan ha compartido que los argumentos para el cambio son "muy malos y mal trabajados". El representante del PSIB ha mostrado su desacuerdo con la consulta a los ayuntamientos "mayoritariamente gobernados por el PP" y que "ni se han dignado a aportar la propuesta a los plenos municipales para debatirla con el resto de grupos políticos".

El socialista ha afeado que el equipo de gobierno use "su poder absoluto" para cambiar la fecha y ha remarcado que "la idea que tienen de Mallorca es muy pobre y limitada".

En respuesta a las intervenciones de la oposición, el conseller de Presidencia ha defendido el proceso participativo como "impecable" y ha asegurado que el equipo de gobierno quiere "una Diada que esté por encima de colores políticos" y que sea "un punto de encuentro entre todos los ciudadanos".

Antes de la votación en el pleno han intervenido miembros de la Obra Cultural Balear y de la Asamblea Soberanista de Mallorca, dos entidades que han defendido la fecha del 31 de diciembre como el día que nació Mallorca. En este sentido, han considerado que el cambio de fecha al 12 de septiembre es una "sustitución" y una "fecha postiza".

Tags

Categoría

Islas Baleares