Un maltratador reincidente condenado a tres años de prisión por dos agresiones contra una mujer en Menorca, dictamina el Supremo.

Un maltratador reincidente condenado a tres años de prisión por dos agresiones contra una mujer en Menorca, dictamina el Supremo.

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia condenando a un maltratador reincidente a tres años de prisión por dos episodios de agresiones a una mujer en Menorca. Además de la prisión, se le impone una multa y una orden de alejamiento por cinco años en favor de la víctima, así como el pago de indemnizaciones por las lesiones causadas.

Es importante destacar que el acusado ya contaba con cuatro condenas previas por delitos de violencia de género. El hombre residía en un piso en Menorca junto a la víctima y la expareja de esta última.

Aunque la víctima y el acusado no mantenían una relación de pareja formal, mantenían relaciones sexuales de forma ocasional. La expareja de la mujer también convivía con ellos debido a la falta de otro lugar para alojarse en la isla.

Según se recoge en la sentencia, en una ocasión el acusado pidió a la mujer que recogiera 300 euros de una oficina en su nombre, dinero que le había enviado un familiar desde el extranjero. Sin embargo, la víctima no realizó esta tarea, lo que provocó la furia del acusado y desencadenó la agresión.

El acusado agarró a la mujer por el cuello, la golpeó contra una pared y la amenazó con un cuchillo de 20 centímetros, llegando a realizar un corte de unos diez centímetros en su hombro. En un intento de apaciguar la situación, la víctima ofreció prestarle los 300 euros que necesitaba, los cuales obtendría de su expareja. Aprovechando un momento en el que el acusado se agachó para coger el dinero, la mujer escapó corriendo del piso y se refugió en casa de una vecina.

Apenas dos meses después, se produjo una segunda agresión después de que el acusado discutiera con la expareja de la víctima. La mujer intervino y logró convencer al agresor de que se trasladaran a otro lugar.

En esta ocasión, el acusado agarró fuertemente a la mujer de los brazos y la golpeó repetidamente en la cara. Luego, tomó una guitarra y la golpeó en la espalda. Además, utilizó una herramienta de jardinería para dañar muebles y objetos mientras profería amenazas.

Según los hechos recogidos en la sentencia, la víctima intentó salir apresuradamente de la vivienda, pero se golpeó la cabeza con una puerta y perdió el conocimiento. Al despertar al día siguiente en el salón, el acusado seguía en el lugar. Fue entonces cuando la víctima pudo llamar a una amiga, quien alertó a las autoridades. En el momento de su detención, el hombre mostraba claros signos de estar bajo los efectos del alcohol.

La sentencia también ordena al acusado indemnizar a los residentes de la vivienda donde se produjo la segunda agresión, ya que los daños ascendieron a más de 6.000 euros.

Tags

Categoría

Islas Baleares