Se confirma despido de empleado de clínica en Palma tras acusaciones de tocamientos indebidos a paciente

Se confirma despido de empleado de clínica en Palma tras acusaciones de tocamientos indebidos a paciente

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha respaldado la terminación del contrato por motivos disciplinarios de un empleado de una clínica en Palma. El motivo del despido fue el hecho de que el trabajador realizó tocamientos no justificados en la zona genital de un paciente durante una prueba. Además, también se descubrió que el empleado le envió un mensaje de WhatsApp al paciente, ofreciéndole sus servicios como quiromasajista, y tuvo acceso a su historial médico, incumpliendo así las normativas del centro.

Los hechos ocurrieron en agosto de 2021, cuando el paciente acudió a la clínica para realizar unas pruebas radiológicas que requerían el uso de un protector gonadal, que normalmente es colocado por el propio paciente. Según la sentencia, el empleado realizó tocamientos en la zona genital del paciente y llegó a acercar su rostro. Después de la prueba, el paciente recibió un mensaje de WhatsApp del técnico de rayos ofreciéndole sus servicios como quiromasajista. Este incidente provocó un estado de nerviosismo en el paciente, quien decidió presentar una queja ante el Departamento de Atención al Cliente del centro.

La investigación reveló que el trabajador había accedido al historial médico del paciente poco antes de enviar el mensaje de WhatsApp. El empleado intentó justificar sus acciones argumentando que los tocamientos eran necesarios para el desarrollo de la prueba, sin embargo, el responsable de enfermería de la unidad afirmó que no era necesario realizar palpaciones en la zona genital para colocar el protector adecuadamente.

Por otra parte, el empleado admitió que no actuó correctamente al contactar al paciente por WhatsApp para ofrecerle sus servicios de quiromasajista, pero afirmó que lo hizo debido a su difícil situación económica.

El empleado presentó un recurso para impugnar el despido, alegando que se había vulnerado su derecho a la intimidad al acceder la empresa a un mensaje enviado desde su teléfono móvil y al rastreo dejado en el ordenador de la clínica. Sin embargo, el TSJIB desestimó estos argumentos.

Los magistrados consideraron que, incluso si se aceptara que los tocamientos no tuvieron intenciones inapropiadas, el hecho de que el empleado accediera al historial médico del paciente y enviara el mensaje de WhatsApp "demuestra no solo la realidad efectiva de la reclamación realizada por el paciente, sino también que el trabajador persistió en su incumplimiento del deber profesional de brindar una atención adecuada en su trabajo". Con base en esto, se determinó que la máxima sanción posible era aplicable.

Tags

Categoría

Islas Baleares