24h Baleares.

24h Baleares.

Multa de 19.000 euros por incendio en vivienda subarrendada ilegalmente como alquiler vacacional

Multa de 19.000 euros por incendio en vivienda subarrendada ilegalmente como alquiler vacacional

En una decisión que ha despertado controversia, la Audiencia Provincial de Baleares ha dictaminado una sentencia en la que condena a una mujer a pagar casi 19.000 euros por los daños ocasionados en un incendio en una vivienda en Palma, la cual había subarrendado para su uso como alquiler vacacional en una plataforma sin la licencia correspondiente.

La mujer había alquilado la vivienda en cuestión durante un año, con un alquiler mensual de 1.275 euros, y la ofreció en una conocida plataforma de alojamientos vacacionales.

Desafortunadamente, en enero de 2020, un incendio causado por un brasero eléctrico propiedad de la inquilina demandada provocó graves daños en la vivienda mientras estaba ocupada por cuatro estudiantes polacos, poniendo en riesgo la integridad de los ocupantes y del edificio en su totalidad.

A pesar de que la propietaria pudo ser indemnizada por su seguro en gran parte de los daños sufridos, posteriormente decidió rescindir el contrato con la inquilina y presentar una demanda en su contra.

Una primera instancia judicial desestimó la demanda argumentando que la responsabilidad recaía en los huéspedes del alquiler vacacional, en vez de la inquilina. Sin embargo, la Audiencia Provincial revocó este dictamen, destacando que la propietaria no había consentido el subarriendo con fines turísticos.

Los jueces resaltaron que la propietaria había autorizado la presencia de médicos y familiares de la inquilina, no turistas, en la vivienda, y que la inquilina se había presentado inicialmente como médico sin mencionar la posibilidad de subarrendar a terceros con fines turísticos.

La Audiencia subrayó que los cambios normativos en materia de alquileres turísticos respaldaban la versión de la propietaria, y que el precio pactado por el arrendamiento mensual no coincidía con las tarifas habituales para alquileres vacacionales, lo que descartaba la existencia de un acuerdo tácito para el uso turístico de la vivienda.

En consecuencia, la Audiencia condenó a la inquilina a indemnizar a la propietaria por los daños materiales sufridos en la vivienda y por las pérdidas económicas generadas durante el periodo en que la vivienda estuvo inhabitable, hasta que se completaron las obras de reparación necesarias.