24h Baleares.

24h Baleares.

La magistrada decidirá sobre la absolución de Pau Rigo tras la estimación del recurso por parte del TSJIB.

La magistrada decidirá sobre la absolución de Pau Rigo tras la estimación del recurso por parte del TSJIB.

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha aceptado el recurso presentado por la defensa de Pau Rigo, un anciano de Porreres que mató a un ladrón durante un asalto a su casa. Sin embargo, será la magistrada presidenta del Tribunal del Jurado quien deberá emitir una sentencia sobre la absolución que solicita su abogado, Jaime Campaner.

Campaner argumentó en su recurso que Rigo debería ser absuelto porque el Jurado descartó por unanimidad que hubiera disparado con intención de matar al ladrón. El problema surgió cuando, en otra parte del veredicto, cinco votos a favor y cuatro en contra determinaron que Rigo era culpable de matar al ladrón "bajo una amenaza real, grave e inminente que afectó gravemente su capacidad cognitiva y su voluntad."

Por lo tanto, su abogado solicitó que en lugar de anular el veredicto, se dictara directamente una sentencia absolutoria. El TSJIB ha revocado la anulación del veredicto, pero no se ha pronunciado sobre el sentido de la sentencia.

"Las consecuencias legales de un fallo absolutorio o condenatorio no dependen del veredicto en sí, sino de la sentencia que lo respalda", señalan, agregando que no pueden anticipar "cuál podría ser o debería ser el fallo en la sentencia pendiente".

Por lo tanto, ahora la magistrada deberá dictar esa sentencia contra dos vecinos acusados de organizar el robo, el ladrón que llevó a cabo el robo (también acusado de un delito de lesiones) y el anciano, acusado por la Fiscalía de homicidio.

Los hechos juzgados tuvieron lugar en febrero de 2018 en una casa de campo en Porreres. En el banquillo de los acusados se encontraban Pau Rigo, un hombre de 83 años acusado de homicidio por la muerte del ladrón; y Fredy Escobar, Marcos Rotger y José Antonio Sánchez, acusados de planificar y ejecutar el robo.

Durante el robo perpetrado por Escobar y su hermano gemelo, Rigo, quien tenía entonces 78 años, tomó una escopeta de caza y disparó al último, causándole la muerte. La Fiscalía solicitaba una pena de cuatro años para el jubilado, mientras que la madre del ladrón fallecido pedía hasta 15 años por asesinato.

El anciano ya había sido víctima de otro robo unos meses antes. Rotger y Sánchez fueron condenados por planificarlo también. Durante el juicio, Rigo expresó el miedo que había sentido: "Entró el pánico, pensé que me iban a matar". Insistió en que "no quería disparar", pero que los ladrones, lejos de intimidarse al ver la escopeta, se abalanzaron sobre él.

En el veredicto que fue anulado, el jurado se mostró a favor del indulto para Rigo. También declararon culpables al resto de los acusados.