La falta de personal cualificado en Baleares requiere urgente atención a través de programas de formación para transportistas y carniceros

La falta de personal cualificado en Baleares requiere urgente atención a través de programas de formación para transportistas y carniceros

El mercado laboral de Baleares acusa, a pocos meses de una nueva temporada turística, una importante falta de mano de obra en los sectores del transporte y cárnico afectados, además de por unas condiciones de trabajo mejorables, por una necesidad de formación y cualificación con un coste a menudo difícil de asumir por empresas y trabajadores.

Asociaciones empresariales con presencia en ambos sectores advierten así de la necesidad de formar e incorporar a la mayor brevedad posible a profesionales a las plantillas en los próximos meses, antes de que comience la temporada alta.

El Govern, por su parte, comparte este diagnóstico y ya tiene previsto poner en marcha iniciativas encaminadas a formar y cualificar personal con el objetivo de dar respuesta a estas necesidades. "Hemos recibido muchos ínputs desde las empresas, las patronales y los sindicatos, alertando de tensión en una serie de perfiles. Las empresas se están encontrando con dificultades para completar determinados puestos que requieren una cualificación muy específica", explica a Europa Press el conseller de Empresa, Empleo y Energía, Alejandro Sáenz de San Pedro.

En el caso del sector del transporte, Sáenz de San Pedro señala que el proceso está bastante avanzado y que en breve, tras detectar los perfiles que más necesita el sector, se conocerán las propuestas formativas. En cuanto al cárnico, está en una fase más embrionaria de detección de los perfiles, pero también se podrán presentar iniciativas próximamente.

A grandes rasgos, el Govern prevé diseñar, a través del SOIB, itinerarios específicos para estos sectores, aunque no solo, ya que se está hablando con otros sectores y sobre más perfiles profesionales tanto para trabajadores como para desempleados en vistas a una mejor situación laboral y retributiva.

El presidente de la Federación Empresarial del Transporte (FEBT), Rafael Roig, advierte que el archipiélago necesita incorporar rápidamente unos 200 transportistas --de mercancías y viajeros-- para poder dar "un buen servicio" la próxima temporada.

La dificultad principal radica en que los permisos de conducir específicos que se necesitan --el C y el D, básicamente-- son perfiles muy específicos que requieren una formación concreta, que resultan costosos de obtener y que, en muchas ocasiones, ni los trabajadores ni las empresas pueden asumir.

Así, Roig celebra el impulso por parte del Ejecutivo autonómico de las medidas que vayan encaminadas a ampliar la plantilla de profesionales del transporte en Baleares para afrontar con garantías la temporada alta. En este caso, el Govern tiene previsto facilitar, vía convenio a través del SOIB, la obtención de estos certificados.

El representante de los empresarios del transporte de Baleares matiza, en todo caso, que el problema es común a prácticamente toda Europa.

A la falta de cualificación, el sector cárnico se enfrenta también a un trasvase de personal del pequeño comercio a las grandes superficies o el sector hotelero.

El presidente de la Federación del Pequeño y Mediano Comercio (Afedeco), Antoni Gayà, explica que los trabajadores encuentran en los hoteles o en los grandes superficies unas mejores condiciones, especialmente de horarios o de meses trabajados. "Los grandes hoteles están cambiando su manera de comprar la materia prima y la adquieren al por mayor, por lo que necesitan carniceros que manipulen y traten el producto, así que recurren al personal del pequeño comercio", indica.

Gayà explica, sin embargo, que la falta de personal se extiende a casi todo el tejido comercial, especialmente desde la pandemia. Muchas personas que en los años anteriores venían a Baleares a trabajar en temporada alta ya no lo hacen por el alto coste de la vivienda, por lo que la captación del personal para inevitablemente por residentes.

En relación a este sector, el responsable de Empresa del Govern reconoce que el diagnóstico está en una fase más primaria, centrada ahora en diagnosticar los perfiles que se necesitan y el modo de impulsar la mejora de la cualificación. Esta se hará, insiste, en contacto y diálogo con empresarios, asociaciones sectoriales y sindicatos.

"El carnicero no es un señor simpático con un cuchillo y ya está. Es algo más. Requiere una formación y una cualificación, unas habilidades profesionales y eso, como todo, se enseña y se aprende", apunta.

Gayà confía en que las iniciativas formativas puedan ponerse en marcha lo antes posible aunque advierte que la falta de personal cualificado se extiende a todo el tejido comercial.

Sobre este asunto, la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged) explica que sus empresas tanto en Baleares como en el conjunto de España suelen tener programas de formación para puestos que requieren una cualificación en tiendas, como es el caso de las personas que atienden en las secciones de frescos.

Fuentes de Anged explican que este escenario es una oportunidad para muchas personas no solo de acceder al mercado laboral si no de formarse en un perfil específico y demandado dentro del comercio.

Sin el número adecuado de profesionales en las plantillas, ambos sectores corren el riesgo, según los sindicatos, de caer en la precarización y en mayores dificultades para retener al personal.

En relación concreta a la falta de personal en el transporte, desde los sindicatos, CCOO apunta además a las mejorables condiciones de trabajo. "El sueldo y los tiempos de descanso no son buenos", indica Mari Àngels Aguiló, que asegura que hay transportistas cuyo tiempo de descanso es en el ferry yendo o viniendo de la península y que puede verse interrumpido por la llegada a tierra.

En términos generales, Sáenz de San Pedro pone el acento, por su parte, en la falta de oportunidades y en la pérdida de competitividad y alerta de que la falta de cualificación se extiende a muchos más sectores. El Ejecutivo, reivindica, está volcado en analizar con los agentes económicos --"con datos, no con encuestas telefónicas", recalca"-- las necesidades del mercado laboral del archipiélago.

Categoría

Islas Baleares