24h Baleares.

24h Baleares.

El INE confirma que Baleares mantiene su título de comunidad más cara con un aumento del 4% en el precio de la vivienda en 2023.

El INE confirma que Baleares mantiene su título de comunidad más cara con un aumento del 4% en el precio de la vivienda en 2023.

La vivienda nueva alcanza un nuevo máximo histórico en 2023

PALMA, 7 Mar.

El Índice de Precios de Vivienda aumentó sus precios un 4,1% en Baleares de media durante 2023, un 9,3% en el caso de la vivienda usada y un 3,4% en la de segunda mano, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que sitúan al archipiélago como la región más cara por delante de Madrid y Cataluña.

El cuarto trimestre cerró con un incremento de precios del 4,4% en Baleares en comparación con el año anterior, con Baleares como la quinta Comunidad que más subió sus precios interanualmente, por detrás de Andalucía, Navarra, Canarias y Madrid.

Respecto al trimestre anterior, cuando se alcanzó un nuevo máximo histórico en el índice general, la vivienda se abarató un 1,2% en Baleares que se explica por una bajada en los costes de la vivienda usada.

Con notable diferencia respecto al resto de Comunidades, las Islas fueron la región más cara para la vivienda nueva en los últimos meses de 2023, con precios un 11,4% más altos que el año anterior y un 0,9% más elevados que en los meses precedentes. De hecho es la única Comunidad con una tasa anual de dos dígitos. Las viviendas a estrenar marcaron un nuevo máximo histórico en la serie, que llega hasta el año 2007.

Baleares termina el año como la Comunidad más cara también en cuanto a vivienda de segunda mano, con precios un 3,4% más elevados que en 2022 aunque han bajado un 1,5% respecto al periodo de julio a septiembre, cuando se alcanzó el máximo histórico en ese segmento.

En el conjunto de España, el precio de la vivienda libre subió una media del 4% en 2023, casi la mitad de lo que aumentó en 2022, y registró así su décimo repunte anual consecutivo. La subida de 2023 es casi la mitad de la experimentada en 2022, cuando el precio de la vivienda aumentó a su mayor ritmo en 15 años con un avance del 7,4%.