24h Baleares.

24h Baleares.

Desmantelan red de tráfico de drogas camuflada como club cannábico en Ibiza: "Solo era una fachada de consumo responsable"

Desmantelan red de tráfico de drogas camuflada como club cannábico en Ibiza:

La Policía descubre evidencia de venta de marihuana en un local de asociación cannábica en Ibiza

PALMA, 5 Jun.

Los acusados de un presunto caso de tráfico de drogas en una asociación cannábica de Sant Josep (Ibiza) han rechazado las acusaciones de venta de marihuana en su establecimiento, afirmando que se trataba de un club social legítimo y privado donde los consumidores se reunían para fumar. Han argumentado que era un club para el consumo responsable.

Los acusados ocupaban los roles de presidente y vicepresidente en una asociación dedicada a la botánica, estudio y cultivo de plantas y flores. Afirmaron que la asociación estaba destinada al consumo compartido de porros y hachís, completamente legal. Sin embargo, la Fiscalía sostiene que en realidad encubría un negocio de tráfico de sustancias estupefacientes.

La Fiscalía ha solicitado una condena de cuatro años y medio de prisión para cada uno, además de una multa de 20,000 euros y la disolución de la asociación. Durante el juicio celebrado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, la defensa cuestionó la legalidad de los registros realizados en el local y los domicilios de los investigados.

En el local, la Policía encontró marihuana, básculas de precisión, libretas con anotaciones, dinero en efectivo y una carta con precios de cannabis. En los domicilios, se incautaron también de MDMA y una pequeña cantidad de un medicamento psicoestimulante. El valor total de la droga intervenida supera los 15,000 euros.

Testimonios de extrabajadores y socios del club respaldaron la naturaleza privada del establecimiento. Un antiguo recepcionista destacó que solo los socios podían ingresar y en una ocasión tuvo que llamar a la Policía local porque dos mujeres intentaron ingresar y se pusieron agresivas al ser impedidas de hacerlo.

Para formar parte del club, era requisito ser mayor de edad y contar con el aval de otro socio. Los consumidores alegaron que los donativos que realizaban servían para mantener el local y cubrir otros gastos como café, juegos de mesa y bebidas. Señalaron que no se realizaban transacciones directas de venta de marihuana en el club.

Los usuarios y empleados del club coincidieron en que estaba prohibido sacar droga fuera del local, ingresar con bebidas alcohólicas o drogas duras, así como estar bajo los efectos de sustancias estupefacientes. Todos afirmaron que no se manejaba dinero dentro del club.

Los agentes involucrados en la investigación destacaron que hallaron una tarjeta de precios con distintas variedades de cannabis, colocada de manera visible en el establecimiento. También descubrieron un supuesto cuarto de cultivo que parecía sin uso reciente y observaron un constante trasiego de personas en el local.

Además, durante las vigilancias previas, los agentes notaron un flujo constante de personas que permanecían poco tiempo en el interior del local, lo que llevaba a la sospecha de actividades ilícitas. Incluso encontraron dinero escondido en un macetero en uno de los domicilios investigados.