24h Baleares.

24h Baleares.

Agentes policiales intervienen para prevenir conflictos entre residentes en Son Gotleu.

Agentes policiales intervienen para prevenir conflictos entre residentes en Son Gotleu.

En una nueva jornada de violencia en el barrio de Son Gotleu, la Policía Nacional tuvo que intervenir ante la previsión de nuevas reyertas, luego de los incidentes del día anterior que dejaron cuatro jóvenes heridos. En un operativo desplegado este martes, los agentes se encontraron con un grupo de entre 50 y 60 vecinos, algunos de ellos armados con palos y la cara cubierta, dispuestos a enfrentarse a otro grupo de personas "minoritario" que, según fuentes del cuerpo, había causado problemas en el barrio.

Los choques entre estos grupos no llegaron a materializarse gracias a la intervención policial, que incluyó cargas para dispersar a los vecinos violentos y restablecer el orden público, aunque el dispositivo continúa en marcha.

Hasta el momento, no se han realizado detenciones, ya que el objetivo principal era disolver a la masa, pero se espera que en las próximas horas se lleven a cabo investigaciones para esclarecer lo ocurrido, que fue una continuación de los violentos hechos del día anterior.

El lunes, cuatro jóvenes resultaron heridos en una riña tumultuaria que involucró a unas 50 personas en el mismo barrio. La Policía Nacional, en colaboración con la Policía Local, respondió con un dispositivo de orden público que contaba con la participación de la Unidad de Prevención y Reacción.

Los agentes encontraron a tres jóvenes heridos en el lugar de los sucesos, quienes relataron haber sido agredidos por un grupo numeroso armado con palos y objetos contundentes sin motivo aparente. Los heridos fueron trasladados a un centro hospitalario para recibir atención médica.

Tras un momento de calma, un grupo de personas bloqueó una calle con contenedores y arrojó objetos contra las patrullas policiales presentes en la zona, lo que llevó a establecer un dispositivo de orden público con la participación de unidades de la Policía Nacional y la Policía Local.

Ante la persistencia de la actitud violenta y el riesgo para la población, los agentes utilizaron material de orden público para dispersar a la multitud hostil de manera progresiva. También fue necesario que los bomberos intervinieran para apagar un incendio en un contenedor.

Tras el incidente, se localizó a un cuarto herido en la zona, quien fue trasladado a un centro médico con heridas en la pierna. Las autoridades mantienen un dispositivo de orden público y seguridad ciudadana en la zona para prevenir nuevos episodios violentos, mientras que se lleva a cabo una investigación para determinar las causas de los disturbios y identificar a los responsables y participantes en el altercado.