Abaqua recibe la aprobación para la implementación del emisario de Binidalí y activar su planta de tratamiento de aguas residuales.

Abaqua recibe la aprobación para la implementación del emisario de Binidalí y activar su planta de tratamiento de aguas residuales.

La Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (Abaqua) ha obtenido finalmente la autorización para poner en marcha la depuradora de Binidalí después de 17 años de espera. Esta autorización, emitida por la Dirección General de Costas y Litoral, permite la instalación del emisario de Binidalí y marca un hito significativo para una infraestructura que ha enfrentado numerosos obstáculos desde su inauguración hace casi dos décadas.

La Conselleria del Mar y del Ciclo del Agua ha informado en una nota de prensa que Abaqua ha recibido el permiso necesario para ocupar el dominio público marítimo-terrestre y llevar a cabo los vertidos correspondientes. Esta autorización allana el camino para actualizar y poner en funcionamiento la planta depuradora que fue inaugurada en 2007 pero que, hasta el momento, no había podido operar debido a la falta de este permiso.

El proceso de revisión de la autorización, que está actualmente en revisión, implica la incorporación de más de 40 condiciones y la actualización económica y normativa del proyecto. Además, se llevará a cabo la tramitación de la financiación necesaria para posteriormente proceder a la licitación de las obras. Se espera que el presupuesto inicial del proyecto sufra modificaciones debido a la inclusión de todas estas prescripciones y la actualización de precios, y se estima que el plazo de ejecución de la instalación del emisario será de aproximadamente un año.

El uso de un sistema constructivo innovador, a través de la perforación horizontal dirigida, ha sido crucial para superar las preocupaciones iniciales de los vecinos de la zona. Este enfoque ha permitido mitigar los impactos y garantizar la eficiencia de la depuradora.

La autorización emitida es el elemento esencial que faltaba para que la planta depuradora de Binidalí pueda finalmente entrar en funcionamiento. Hasta ahora, la falta de este permiso había sido un obstáculo insuperable para llevar a cabo las obras necesarias para que la planta pudiera operar.

La Conselleria del Mar y del Ciclo del Agua, junto con las direcciones generales y gerencias correspondientes, han demostrado un compromiso inquebrantable para impulsar este proyecto estratégico. La puesta en marcha de la depuradora de Binidalí es esencial para resolver un problema que llevaba enquistado prácticamente dos décadas y supone un avance importante en materia de calidad ambiental en la isla de Menorca.

Categoría

Islas Baleares